fbpx
La Perfección, el peor enemigo de tu creatividad

Existen muchas cosas que bloquean tu creatividad, pero hay una en especial que LA LIQUIDA POR COMPLETO… ¡Hasta hoy!

 

Bienvenido al tercer episodio de El Bloqueo versión blog, el único podcast que está hecho, diseñado, creado por los dioses para que usted desbloquee su creatividad. 

¿Y por qué es importante desbloquear tu creatividad?

Porque la creatividad lo es todo papá.

Imagínese que usted esta iniciando su carrera como cantante de reggaetón, esta dando sus primeros pasos y tiene poco tiempo pero sueña con ser el próximo Bad Bunny o el próximo J Balvin, pero no tiene ni idea cómo resaltar porque siente que está haciendo exactamente el mismo reggaetón que hacen todos los cantantes de reggaeton que ya existen.

Pues usted tiene que hacer exactamente lo mismo que hace J Balvin, que hace Bad Bunny, y eso es por supuesto, obviamente, ver este podcast (en este caso, leerlo).

Este es un episodio social, un episodio super social ¿Y sabes por qué? Porque hablaremos sobre cuál es el peor enemigo de la creatividad[Eso no sonó muy social]… pero bueno no importa a qué te dediques o si simplemente quieres ser más creativo para vestirte mejor o cocinar más rico, voy a contarte quién es ese enemigo que tiene tu creatividad y cómo vencerlo, porque no hacemos nada sabiendo quién si no lo vencemos ¿Correcto?

Conoce bien a tu enemigo

Antes de decirte quien es te voy a contar un poco sobre él y porque digo que es el peor enemigo de la creatividad.

Es aquel que diariamente te hace compararte con todo lo que ves en redes sociales diciendo “mira lo que hace fulano, y a mi solo se me ocurre esta estupidez, si mis ideas no son como las de él/ella, no quiero nada”.

Es aquel que cuando tienes una idea, te hace enfocarte en detalles mínimos que no tienen importancia.

Es aquel que cuando lo visitas a la casa, tiene una casa espectacular y te dice “perdóname el desorden”.

Es aquel que no te permite ejecutar tus ideas porque tiene miedo de que no funcionen, y si la ejecutas y la idea no funciona te dice “Viste, perdiste tu tiempo, tanto fijarte en los detalles, y esa vaina no funcionó”.

¿Y sabes que es lo más interesante? Que no me refiero a alguien externo, sino alguien que está dentro de tu mente, que muchos consideran que es una virtud y quizás lo sea, pero en la creatividad no es tan útil, y me refiero al perfeccionismo, la perfección, el ser perfeccionista, como quieras llamarlo.

 

¿Por qué lo considero enemigo de la creatividad?

Bueno te lo responderé con una historia personal, algo que pasó hace unos 10 años más o menos.

En ese entonces, recién graduándome del colegio, un amigo nos invitó a otros 2 amigos y a mi a su casa para probar unos chocolates nuevos que estaba preparando su papá. Aquello eran unas máquinas grandísimas porque el papá tenía cualquier cantidad de experiencia trabajando en la industria del chocolate.

La vaina brutal, y luego de probarlo, entre conversación y conversación nos surgió la idea de montar un negocio de arreglos de chocolate con el papá del otro amigo como proveedor, pero queríamos diferenciarnos así que decidimos hacerlo todo personalizado, o bueno, con nuestro concepto de lo que en ese entonces era personalizar.

Compramos materiales para hacer arreglos de todos colores, teníamos para escribir cualquier palabra con chocolate y listo, comenzamos a vender esa vaina.

Aquello fue un BOOM, tan brutal, que comenzaron a llegarnos pedidos de todos lados, uno de mis amigos cuadro un contrato con una empresa para hacerle los arreglos del Día de las Madres, la locura total. Y en el camino fuimos agregándole posibilidades a la personalización para que cada vez fuese mucho más detallada, sin embargo jamás perseguimos la perfección, quien sabe si fue por la corta edad o la diversión del tema, pero nunca nos importó la perfección.

Simplemente queríamos que la persona sintiera que ese arreglo fue hecho para ella y no hay otro arreglo igual a ese, punto, eso era todo.

Ese fue el primer negocio de mi vida, y la única razón por la que se acabó es porque llegó un punto que teníamos tantos pedidos que, como todo niño, no supimos administrar las finanzas del negocio y la misma demanda nos comió.

Esta historia creo que nunca la había contado en un espacio como este, y te la cuento porque me parece una historia muy típica.

 

¿Por qué una historia muy típica? 

Cuando uno es muy perfeccionista, ve que a otros ejecutan ideas de una manera que no es la mejor y aún así les funciona, y uno se pregunta ¿Cómo coño le funciona algo así si yo lo puedo hacer 10 miles veces mejor?

Pero uno en ese momento no se da cuenta de que el perfeccionismo es mejor como punto de llegada que como punto de partida. Y para llegar a ese punto de llegada, valga la redundancia, necesitas dejarte de pendejadas y ejecutar la idea así de imperfecta como la tienes ahora.

«Andrés ¿Entonces eso significa que debo ejecutar puras ideas mediocres a ver cuál funciona?»
NO, la perfección es un extremo, y la mediocridad es otro. La idea es no estar en ninguno de los dos.

Piensa que si tienes un objetivo, lo que necesitas es crear algo que cumpla con ese objetivo, ni más ni menos.

Si haces menos, obviamente vas a fallar. Pero si haces más, seguramente funcione pero te darás cuenta en el camino de que perdiste tiempo y vida en detalles que estaban de más.

¿Y cómo puedo vencer a la perfección?

Ahora, bajemos la velocidad, porque también hay que estar claro de que a unas personas les cuesta más que a otras dejar de ser perfeccionistas.

Entonces si tu eres una de ellas, te voy a dar 4 maneras para combatir tu perfeccionismo, ni 10 ni 20, te voy a dar las 4 que a mi me funcionan.

1. Comete nuevos errores

Permítete, e incluso esfuérzate por cometer errores nuevos. El tiempo de tu vida que tienes sin cometer nuevos errores, es el tiempo de tu vida que tienes sin avanzar.

2. Establece fechas para ejecutar

Establece fechas para las cosas. Para el 30 de este mes yo debo sacar mi primer video de Youtube, será el mejor video que pueda tener para esa fecha. Si no tienes fecha entonces siempre tendrás tiempo para arreglar un estúpido detalle nuevo que le acabas de encontrar.

3. Plantea objetivos inmediatos

Esta perfecto que pienses en grande, debes hacerlo, pero divide eso en objetivos pequeños e inmediatos. Por ejemplo, pregúntate qué necesitas para publicar el 30 de este mes tu primer video de Youtube, y hazlo.

4. Enfócate en lo importante

Enfócate en detalles que realmente hagan la diferencia. Continuando con el ejemplo del video de Youtube, es muy fácil perderte en detalles como la ropa del video, no tengo la mejor cámara del mundo, que si el video es largo o corto, que si a la gente le va a gustar, y dejas de prestarle atención a crear el mejor contenido que puedas, que al final es lo más importante. Una vez tengas cubierto esto, préstale atención a los otros detalles, no antes.

En conclusión…

La perfección te impide arrancar, si no arrancas no te puedes equivocar, y si no te equivocas no lograrás ser una persona realmente creativa.

Hay dos afirmaciones que yo tengo siempre muy presente en mi vida en todo lo que hago, no las inventé yo pero se las voy a compartir.

La primera dice que si en el futuro no te avergüenzas de la primera versión de tu proyecto, entonces lo arrancaste demasiado tarde.

Y la segunda es que el más crack, el más creativo, no es el que dura más tiempo sin cometer errores, sino el que comete la mayor cantidad de nuevos errores en el menor tiempo posible.

Básicamente, cuando quieras ser creativo olvídate de la perfección, pero de lo que no te puedes olvidar jamás es de suscribirte a mi lista de correos para enterarte de los próximos episodios o a mis otros canales, y dejar tu comentario sobre cuál es tu historia con la perfección, quiero leerla.

Espero que te haya gustado, este fue el Episodio 03 de EL Bloqueo Podcast versión blog, recuerda que también lo puedes conseguir en Youtube y en tu plataforma de podcast favorita.  

Y no olvides que si aprendes a sacar ideas de todas partes, de todo lo que te rodea, de todo lo que tienes a la mano (Que es bastante), nunca más te va a faltar la creatividad.

WhatsApp chat